No importa que sepas rezar ni cuál sea tu experiencia con la religión; para aprender nunca es tarde y más si se trata de una práctica en